EMPODERAMIENTO

libertad-mariposaHoy quiero desarrollaros el concepto de empoderamiento. Según la RAE, empoderar significa hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido.
Cuando un niño, con una infancia difícil, por la negligencia en la que ha crecido, no es consciente de haber sufrido ningún tipo de maltrato y conserva unos fuertes vínculo con su familia, con sus orígenes, ¿qué hacemos?.
Os doy más datos, realmente, de una u otra manera se ha sentido y se siente querido y existen unos fuertes lazos familiares. Respecto a la familia, contamos con un alto nivel afectivo, baja capacidad para expresarlo, nulas habilidades educativas o de cuidado y total desconocimiento de las necesidades evolutivas de un niño. Sin embargo, mantienen una constancia respecto a su presencia con sus hijos y una necesidad de ayuda constante, al sentirse, continuamente, dependiente de los Servicios Sociales Comunitarios y de los profesionales de las administraciones.
Cuando tienes que trabajar en estas condiciones por la mejora de la situación familiar, por el cambio de dinámicas, y la búsqueda y/o descubrimiento de otros modos de relacionarse, aparece la necesidad de empoderamiento.
Y quiero enfocarlo desde una perspectiva de familia, empoderamiento familiar o incluso parental. Si un día llega alguien y te dice que todo lo que has hecho con tus hijos, hasta ese día, está mal, que les estás haciendo daño y que por ese motivo se los van a llevar a otro lugar donde sí que saben cuidarlos, ¿qué harías?.
Cuando lo pienso, detenidamente, se me viene a la mente, la indefensión de esas personas. Con sus vivencias, con su educación y con su experiencia lo han hecho como mejor han sabido y ahora,… todo se desvanece, ¿está mal?, ¿y cómo se hace?.
En ese momento, aparecen profesionales que te explican cómo se hace, te ayudan a mantener unos mínimos, pero después se marchan y vuelven a ganar la partida la experiencia previa y los propios valores.
Es aquí donde hay que intervenir, en las personas, no en sus acciones. Un cambio interno, les llevará a un cambio en sus conductas, en sus pensamientos, a una evolución.
¿Cómo?
Acercándonos a ellos desde la empatía y desde la comprensión, no desde el enjuiciamiento. Conversando y teniendo en cuenta su situación y sus experiencias adversas que les han llevado a un modo determinado de responder a las dificultades que a todos nos plantea la vida.
Ayudándoles a ver que lo más importante es su implicación y compromiso, que son dueños de sus vidas, a pesar de las circunstancias.
Ayudándoles a desarrollar habilidades para reconocer y movilizar sus recursos internos y externos o para obtener recursos nuevos.
Trabajando su resiliencia, su capacidad para salir fortalecidos de las circunstancias adversas del momento, obteniendo de dicha experiencia, nuevos recursos para afrontar futuras dificultades.
Empoderándolos, haciéndoles sentirse capaces, fuertes, poderosos e importantes en la vida de sus hijos. Protagonistas, al fin y al cabo de su vida y de la de sus hijos.


Victoria Eugenia García Martínez.
Psicóloga y Coach.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s