ÁNGELA, ESTA BATALLA NO ES TUYA

Mis padres se separaron cuando yo tenía 11 años. Jamás había visto a mi madre así, tan vulnerable, tan pequeña, tan indefensa. Sabía que había algo que no iba bien, veía que los adultos me ocultaban información y pregunté e insistí. Me sentía suficientemente mayor para comprender cualquier situación. Lo había intentado, él tenía otrosSigue leyendo “ÁNGELA, ESTA BATALLA NO ES TUYA”